Categorías
El camino hacia la Felicidad Inteligencia Emocional

El cambio comienza en ti

 

Autora: M.A. Santana Sanz

Dir., coord y terapeuta en Mi Psicóloga Desde Casa

Cuántas ocasiones has querido que las cosas cambien… incluso que “él/ella» o «ellos/as” cambien sus actitudes para que todo mejore…, y no solo eso, sino que nos hemos creído con la potestad de poder hacerlo, hasta el punto de querer modificar sus actitudes diciéndoles «cómo deben ser» y «qué deben hacer» para que ambos seamos felices, pero ¿nos hemos observado primero a nosotros/as mismos/as? ¿Qué podemos cambiar nosotros/as para que esta situación varíe a nuestro favor sin necesidad de esperar a que la situación sea diferente o las otras personas decidan hacer algo diferente?

Desde la Terapia Gestáltica, concebimos 7 Principios para iniciar cambios personales y poder ver la vida de otro modo. Son principios que puedes aplicar a la vida cotidiana y que te explico a continuación:

  1. Estar en el presente:

La vida pasa…pero, “¿¡qué es lo que pasa!?”.

 Volver al Aquí y Ahora, a este lugar y en este mismo momento, es darte cuenta de que estás presente con tu cuerpo, tu mente y tus emociones.

Para saber realmente que es lo que sucede a nuestro alrededor, es necesario apartarnos del pensamiento pasado y/o el futuro, de aquellas ideaciones o recuerdos que vienen y divagan en la mente, de aquello que no está y no existe AQUÍ Y AHORA pero que retoma fuerza en el presente en forma de tristeza, ansiedad u otros síntomas anímicos o físicos incómodos y que nos puede costar gestionar. Para tomar las riendas de lo que pasa a nuestro alrededor soltamos el pasado y el futuro inexistente.

Si últimamente tu pensamiento está en otro lugar, te invito respires profundamente y mires a tu alrededor con una mirada descriptiva, con actitud curiosa, disfrutando de cada instante y de cada descubrimiento nuevo de Ti mismo/a y de tu alrededor.

  1. Privilegiar el sentir sobre el pensar.

Parece ser una de las mayores dificultades, ¿“sentir para después pensar” ?

Abrirnos a los sentidos y soltar los pensamientos es más difícil aún cuando vamos en piloto automático. No consiste en dejar de pensar, sino que prestes atención a lo que sientes, y esto que sientes puede ser anímico o físico pero ambos tienen su localización en el cuerpo. Si no puedes ubicar una emoción en tu cuerpo, no estarás sintiéndolo, estás pensando sobre ella.

Es importante no luchar contra aquellas emociones que surgen, permítete a partir de hoy aceptarlas y transitarlas tal y como surgen, sin pensarlo y sin necesidad de preguntarte: ¿por qué siento lo que siento?

Cuando sentimos, podemos emocionarnos, enfadarnos, frustrarnos e incluso una mezcla de todas ellas u otras emociones, si este es tu caso, a partir de hoy fíjate si puedes dejarlas fluir respirando profundamente y centrándote en tus emociones surgiendo en el momento presente, ocupándote de ellas y empezando de nuevo.

  1. Hablar en primera persona (autoexpresión)

Si nos prestamos atención y paramos a escucharnos a nosotros mismos/as, veremos cómo en muchas ocasiones tendemos a hablar de nosotros/as mismos/as en segunda persona o utilizando la autoetiqueta “uno”.

Hablar en segunda persona del singular o del plural cuando nos referimos a nosotros/as mismos es un mecanismo de defensa para amortigua la responsabilidad de nuestros actos y, al fin y al cabo, no hacernos cargo realmente de nosotros mismos y nuestros actos.

A partir de este momento, te invito observes como es tu lenguaje al referirte a tí mismo/a, si es tu caso, te invito comiences a hacerte cargo de tu lenguaje y para ello utilices los mensajes “Yo” para iniciar una descripción hacia ti mismo/a, te ayudará a centrarte en tu persona.

     4. Describir sin criticar ni enjuiciar ni interpretar la experiencia que tenemos

La tendencia a tratar de explicar los porqués, sobre todo si nos referimos a los otros/as, a criticar aquello que se hace o se dice si sacamos el foco de atención fuera de nosotros, criticando la actitud de los otros o nos criticamos continuamente a nosotros/as mismos/as, nos lleva lejos de enfocarnos en nuestras metas.

Frases como “¡Soy un desastre! ¡No me sale nada bien!”, “que torpe”, “¡parezco/ces tonta/o!” nos dañan continuamente tanto si las verbalizamos como si las pensamos en silencio. De igual manera sucede en la comunicación con los otros/a. Hoy es un estupendo día para frenar tales expresiones y comenzar a describir las experiencias sin juzgarlas ni criticarlas y disfrutando de ellas.

Trata de quedarte con lo que sientas respecto de alguien. Es absolutamente imposible que no sientas nada, pero en todo caso, si no consigues registrarlo, no cambies la situación, simplemente quédate desde este lugar contemplando, sin ponerse a juzgar acerca de sus cualidades buenas o malas. No le sirve a nadie, ni al juzgado ni a tí, sólo consiguen mantenerse alejados de sus propios sentimientos.

    5. Suprimir las expectativas y abrirse a las propuestas para poder entregarnos a la experiencia “tal como surge” sin maximizar ni minimizar la situación.

Transita cada momento sin esperar a llegar a algún lugar imaginario, sobre todo si llegar a este lugar no depende de ti. Esperar que las cosas que aún no suceden lleguen a ocurrir, nos puede llevar a la mayor situación de frustración que podamos imaginar, ya que aquello que deseo y quiero, no llega y probablemente está lejos de llegar…

Es importante poder entregarnos al momento presente transitándolo como un único momento, sin esperar que las cosas sucedan en cualquier otro instante que no sea el “Ahora”, vivir tal y como surgen los acontecimientos  nos ayudará a gestionar de forma más eficaz nuestras emociones.

A partir de hoy te invito a no esperar que las cosas sucedan, sino vivirlas en primera persona y esperar pacientemente a que aquello que tenga que suceder, suceda, con una actitud humilde y amable. Se flexible y permítete descubrir soluciones distintas a las habitualmente esperadas. 

Te invito a probar no minimizar lo que sientes ni amortigüarlo, no es lo mismo decir: «Me da rabia lo que dices«, que afirmar: «Siento un poquito de rabia«. Si es “poquito”, no vale la pena mencionarlo, y si es mucho, disfrazarlo sólo tiene por objeto impedir la rabia ajena. Permítete descubrir que algo nuevo es posible.

  1. No invadir el campo psíquico ni el nuestro ni el de otro/a, ni manipulando ni interrumpiendo

Cuando surge la tristeza, no siempre necesitamos consuelo, ni un abrazo, ni siquiera palabras tiernas, tampoco queremos que nos defiendan en una situación en la que necesitamos estar a solas con nuestro malestar contactando con nosotros/as mismo/a. Si alguien lo hizo y no quisimos, invadieron nuestro espacio psíquico. Es nuestra responsabilidad hacer entender a los otros/as que necesitamos respeten nuestro espacio, ya que de esta forma nos estaremos respetando a nosotros mismos/as.

También es invadir cuando usamos el lenguaje no verbal, como por ejemplo hacer «caritas» al otro para desviar su cabreo, impidiéndole expresar lo que siente.

Te invito trates de registrar qué rodeos das para no hacer algo o para impedir que suceda. Por ejemplo, hay quienes hacen el gesto de tragar reiteradamente o masticar fuerte con sus muelas para evitar llorar. Interrumpirse es realizar algún tipo de maniobra para evitar que una emoción siga su curso completo, que se resuelve en acción. Hoy te recomendamos transites tus emociones sin interrumpirlas. Soltando aquello que no necesitamos y llevamos dentro o “a cuestas” como una mochila.

La manipulación, en este caso, consiste en expresar, sin franqueza, una orden. Una conducta violatoria del otro/a, por cuanto le impide ejercer su voluntad con libertad, y se ve generalmente entrampado haciendo algo, sin darse cuenta si lo desea o no. El que lo manipula no se está haciendo responsable ni arriesga su relación con el otro.

Tanto interrumpir el espacio de las otras personas como el nuestro propio no nos permite centrarnos en nosotros mismos ni dejamos que los otros resuelvan sus dificultades, por tanto te invito que a partir de hoy evites interrumpir la experiencia de sentir.

  1. La importancia de no usar el discurso ni la disculpa para atemperar golpes:

 El modo más frecuente de atemperar golpes y por tanto no hacerse cargo de ellos, consiste en pronunciar un largo discurso lleno de circunloquios, para que lo que quiero decir se deslice sin que se note demasiado. Por ejemplo: «A veces, cuando te miro, me parece que algunas de tus actitudes no son todo lo lúcidas que creo que podrían llegar a ser«. ¿Qué ha dicho? Nada, probablemente la otra persona ni siquiera ha captado el sentido.

Otro modo de atemperar golpes es usar la disculpa, está íntimamente relacionado con hacerse responsable. Si te agredo y luego me disculpo, no te dejo libertad de agredirme. Creo una situación falsa. (Si bien en ocasiones disculparse es fundamental, por lo que este principio debe aplicarse con mucho sentido común).

Para aplicar los 7 principios básicos de la terapia gestáltica, se necesita un gran conocimiento de sí mismo/a y mucha confianza; por lo que en un primer momento , será difícil ponerlos en práctica. La clave está en no desesperar e irlos incorporando a nuestra cotidianidad poco a poco.

 

Mª Aroa Santana Sanz – Doctoralia.es

Categorías
Para Adolescentes...

El enojo: ¿fuego que destruye o que transforma?

 

De pronto un vendaval se mueve en tu interior, hay algo que no te gusta, que definitivamente ha movido algo en tí.

Cuando el investigador  Paul Ekman en 1972 clasificó como universal la expresión facial del enojo (además de otras emociones como miedo, alegría, tristeza, sorpresa) , estaba ratificando que tal expresión no depende de la cultura, sino que todas las personas del mundo sean del lugar que sean evidencian en sus rostros los mismos gestos: mirada fija, las cejas juntas y hacia abajo y tendencia a apretar los dientes; así entonces,  un rostro enojado es un rostro enojado, no habrá que hablar el mismo idioma, sólo bastará observar  el rostro y sabrás que emoción es, independientemente de que la persona sea de tu país o de cualquier otro lado del mundo ; frente a esto queda claro que tal emoción forma parte de nuestra naturaleza humana, y si tenemos  en cuenta que la naturaleza no crea nada sin motivo, no queda más que aceptar que alguna función tiene, sino ¿para qué?.

Entonces bien, primero vamos a diferenciar 2 aspectos importantes respecto a la aparición del enojo:

  • Hay algo en concreto ya sea situación o el comportamiento de una persona que se asocia directamente a la aparición del enojo en tí : Entonces será muy importante que veas la posibilidad de empezar alguna acción que facilite que dicha situación o comportamiento cambie; por ejemplo, si te sientes explotado en un trabajo, podrías hablar con tu jefe o recursos humanos para reclamar tus derechos, o empezar a planear la forma de conseguir otro trabajo o quizá crear tu propio negocio; entonces el mensaje que te dio el enojo obtiene alguna respuesta de tu parte, transformas tu realidad exterior.

 

  • Fijarte si eres fácilmente irritable o te enojas sin necesidad que haya un maltrato a tu persona o tus derechos: Aquí será muy importante que seas honesto contigo mismo para comenzar a ser más tolerante y menos duro contigo y con los demás. Por ejemplo, te fastidia que esa persona camine como lo hace o que el otro hable despacio, o piensas muy a menudo“ eso no debería ser así”; y vas por allí viendo  errores, queriendo corregir  a los demás o acumulando irritabilidad dentro de tí; aquí haz una pausa, pues hay cosas que escapan a tu control y es maravilloso que así sea, no has venido al mundo a cambiarlo sino a inspirarlo, conociéndote a tí mismo , haciendo  las cosas que más te gustan y  te apasionan, creyendo y potenciando tus fortalezas, aprendiendo de tus defectos y limitaciones con amor y sin juzgarte, sólo entonces verás que puedes realmente Ser tú mismo  y dejar Ser a quienes te rodean.

En ambos casos no te avergüences de lo que sientes, no intentes “controlarlo” o callarlo, tampoco se trata de que lo eches con violencia a los demás, pues lo más posible es que tus problemas se incrementen o después te sientas culpable.

Empieza a percatarte que está allí el enojo y acéptalo, a veces esa emoción quiere explotar como un volcán, aquí unos buenos puñetazos a la almohada podrían ayudarte para que esa emoción se exprese, sin dañarte, ni dañar a los demás saliendo de forma violenta; a solas, ya sea gritando, pataleando, o probando tu manera de realizar esa higiene emocional que igual a la corporal puedes realizarla de forma privada, expresándote hasta que sientas que es suficiente.

Ya sea en el primer caso, lo haces para soltar. y así luego, con más calma, replantearte cambios que hacer o personas con quienes conversar; así irás más liviano a solucionar las cosas. O en el segundo caso, para que esa emoción sea expresada  sin la necesidad que la reprimas haciéndote daño  o sin que pelees por cosas que no merecen la pena, y luego de esa catarsis puedas permitirte un cambio de perspectiva para estar más en armonía contigo mismo.

Un abrazo, nos vemos en el siguiente artículo.

Autora: Libia Oriana Patiño

Terapeuta en Mi Psicóloga Desde Casa

Categorías
El camino hacia la Felicidad Inteligencia Emocional

Abrazos, una Explosión de Felicidad

«Todos los estudios indican que los Bebés bien abrazados están menos estresados cuando son adultos”

Abrazar genera una inyección inmediata de hormonas (oxitocina, dopamina, serotonina y endorfinas), lo que ayuda a sentirnos «bien» (tranquilidad, paz, serenidad, bienestar…), a superar los miedos y a prevenir el envejecimiento; además, esta cálida demostración de cariño favorece el desarrollo de la inteligencia emocional en los niños/as.

Expertos autores en abrazoterapia han descubierto que el sencillo acto de abrazar puede disminuir el apetito, combatir el insomnio, reducir la tensión, alienta el altruismo y la autoestima, por tanto, ¿podríamos determinar que acariciar y abrazar le hacen bien al corazón?

Según un estudio de la Universidad de Schole, los expertos en la materia indican que el contacto físico que se obtiene en el abrazo llena de energía tanto al emisor como al receptor del mismo.

Abrazoterapia y sus beneficios

Existen 10 grandes razones científicas por las que podemos decir que un abrazo es beneficioso para el organismo y ayuda a generar felicidad. Vamos a describir uno a uno los beneficios del abrazo.

1. Reduce el estrés

Abrazar y besar hace que se aumenten los niveles de oxitocina en el cuerpo lo que ayuda a disminuir la presión arterial, reduciendo el riesgo de enfermedades cardíacas, estrés y ansiedad.

2. Mejora la comunicación

A través del abrazo, transmitimos información en forma de comunicación no verbal, ésta puede ser una forma bastante poderosa para expresar los que sentimos. Entonces el abrazo no solamente causa atracción física, las personas quieren sentirse comprendidas y el abrazo puede ser el vehículo que transmite esa comprensión y empatía.

3. Reduce la frecuencia cardíaca

En el experimento de Chapel Hill, Universidad de Carolina del Norte, los participantes que no tenían contacto con sus parejas, desarrollaron un ritmo acelerado del corazón de 10 latidos por minuto en comparación con los 5 por minuto, entre los que llegaron a abrazar a sus parejas durante el experimento

4. Ayuda a sentirnos bien

La liberación de sustancias como la oxitocina, conocida como la hormona del bienestar y que genera sensación de felicidad y de endorfinas, liberación habitual tras actividad física intensa o cuando se come chocolate, contribuye a la sensación de bienestar.

5. Equilibran el sistema nervioso

La piel contiene una red de pequeños centros de presión, en forma de huevos llamados corpúsculos de Pacini, que detectan el tacto y que están en contacto con el cerebro a través del nervio vago. La respuesta galvánica de la piel de alguien que recibe un abrazo, muestra un cambio en la conducta de la piel. El efecto de la humedad y la electricidad de la piel. El efecto de la humedad y la electricidad de la piel, sugiere un estado más equilibrado en el sistema nervioso parasimpátco.

6. Estrecha lazos afectivos

En el apego emocional, la oxitocina cumple un papel biológico muy importante en la relación entre la madre y el bebé, ya que ésta hormona está íntimamente ligada al parto y la lactancia, hace que la mamá se olvide el dolor insoportable y ame incondicionalmente a su hijo/a, por lo que hace que sea saludable querer estar cerca de alguien.

7. Mejora el sistema inmunitario

Las investigaciones muestran que las hormonas que produce el abrazo son inmuno-reguladoras. Todo esto tiene un significado aún más profundo teniendo en cuenta que los abrazos promueven la respuesta de relajación, que ayuda a cambiar la forma en que tu cuerpo maneja ambas tensiones, las físicas y sociales, incrementando así el sistema inmunológico natural.

8. Aumentan la motivación y la consecución de logros

La dopamina no solamente es la responsable de darnos la sensación de sentirnos bien sino que también es responsable de la motivación. Los abrazos estimulan el cerebro para liberar dopamina, la hormona del placer, por lo que anularán la sensación de falta de entusiasme elevando los niveles de esta hormona.

9. Ayuda a sentirse sexy

El beneficio más importante para el abrazo entre una pareja está en pasar un momento relajante y divertido. Tras la liberación de Dopamina se aumenta el deseo sexual y ha sido comprobado por varios estudios científicos que las relaciones sexuales ayuda a mantener la buena salud física y emocional.

10. Reduce la preocupación

En el estudio sobre los miedos y la autoestima publicado en la Ciencia Journal Psychological se revela que los abrazos y en general el contacto reducen significativamente la preocupación por lo que pueda llegar a pasar, incluída la muerte.

Los estudios encuentran que abrazar, incluso a un objeto inanimado como un cojín o un oso de peluche ayuda a calmar los temores existenciales de las personas.

cojin con brazos

“El tacto interpersonal es un poderoso mecanismo, de tal manera que incluso los objetos que simulan el toque por otra persona pueden ayudar a inculcar en las personas un sentido de significado existencial” (Sander Koole).

Por tanto, los abrazos nos hacen sentir felicidad porque afecta a todo el cuerpo hasta el punto que muchos científicos afirman que es equivalente al efecto de muchos fármacos o sustancias diferentes que operan en el cuerpo de forma simultánea desde el nacimiento.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, concluyó que las personas necesitamos recibir abrazos y caricias desde que nacemos. El contacto físico juega un papel muy importante en el desarrollo de las neuronas y para que estas no mueran, es importante estimularlas desde que empezamos a vivir.

Otro estudio en ratas de la Universidad de Emory, encontró una relación entre el tacto y aliviar el estrés. La investigación concluyó que lo mismo se puede decir de los seres humanos, citando que el desarrollo de los bebés, incluyendo cómo lidian con el estrés cuando son adultos depende de una combinación de naturaleza y crianza. Por tanto, abrazar a un bebé aliviará su estrés, sobre todo en las primeras etapas de la vida.

Podemos concluir que los Abrazos son Súper Poderosos ya que relajan los músculos, incrementan tu confianza, favorecen tu felicidad, te rejuvenecen, liberan la tensión, disminuye la presión arterial y fortalecen tu sistema inmune.

Autora: M. Aroa Santana

Mª Aroa Santana Sanz – Doctoralia.es

Categorías
Inteligencia Emocional

Meditación vs. Relajación

Aunque ambas técnicas, la meditación y la relajación comparten muchos de sus beneficios para la salud, sus técnicas son diferentes. Realmente no es necesario que te relajes cuando medites ni viceversa, la diferencia está marcada en la intención y el objetivo que tengamos a la hora de practicar los ejercicios.

Existen al menos 3 grandes diferencias entre meditación y relajación:

  1. ¿Qué se busca con cada técnica?

Si necesitamos disminuir la tensión, ya sea psíquica o anímica, de algo o alguien, buscamos un estado de tranquilidad, reposo y/o descanso físico o mental o simplemente un estado de calma donde se ejercita el cuerpo, estamos hablando de relajación.

En la meditación, el objetivo es mucho más mental, debemos tener elementos esenciales como el presente, la atención plena, el detenimiento y la concentración para estudiarlo o comprenderlo bien, por lo que tu mente se mantendrá activa en todo momento. Se realiza en silencio y/o reflexión íntima, el objetivo de esta técnica es mucho más mental, ejercitar la mente y no dejarla divagar.

  1. ¿Se practica en la misma postura?

La actitud frente a la práctica de cada técnica varía en cuanto a la posición corporal. En la relajación, el cuerpo se mantiene de una manera cómoda para liberar tensiones.

En cambio, en la meditación el cuerpo se mantiene en una posición cómoda y presente, que permita prestar atención ni tan cómodo ni de una manera rígida, puede realizarse sentado, con las piernas cruzadas, tumbado o como se prefiera, siempre sin forzar la postura.

  1. ¿Qué beneficios se obtienen?

A nivel neurológico, con la meditación continuada, se producen cambios en tu cuerpo, concretamente en la amígdala, se produce un efecto de entrenamiento y posterior automatización del estado de centración y atención plena que lleva al equilibrio mente-cuerpo-emociones..

En cambio, no se ha demostrado que estos cambios se produzcan ni con la misma intensidad ni de igual forma en la relajación, a menos a nivel glandular. Aunque los efectos de bienestar para la salud son beneficiosos en ambos casos.

Por último, podemos concluir que está demostrado que las técnicas de relajación mejoran el humor y además reducen la ansiedad y el estrés, y que la meditación podría ser de gran utilidad para superar transiciones difíciles.

Mª Aroa Santana Sanz – Doctoralia.es

Categorías
Para Adolescentes...

Inseguridad: no soy lo suficientemente…

Es interesante el trasfondo de lo que las personas llaman inseguridad, pues aunque hay muchas variantes, todo parece iniciar con una frase escondida : yo no soy lo suficientemente… ya sea suficientemente inteligente, suficientemente guapo, suficientemente interesante, suficientemente amado, suficientemente gracioso, suficientemente serio, suficientemente activo ,etc y todos los etcéteras que correspondan, porque al ser tan imaginativos los seres humanos, sus “creaciones “ no tienen límites, incluso si éstas son autolimitantes…vaya contradicción, no?

Categorías
Terapias online

Terapia online

Incorporando las nuevas tecnologías y sin moverse de casa, se ofrece la posibilidad de atención psicológica y psicoterapia online , a través de videoconferencia, cuyos resultados han sido absolutamete óptimos en los últimos estudios realizados por expertos.

Especialmente recomendable en aquellos casos que por cuestiones particulares existan dificultades para tener las consultas de manera presencial, como por ejemplo enfermedad física o infecciosas, hospitalizaciones, problemas de tiempo, viajantes, dificultades de desplazamientos a la consulta, traslados de residencia, personas que se encuentren fuera de España y quieran atención psicológica con un psicologo español, etc…

Para realizar esta forma de terapia, es necesario disponer de un equipo con conexión a internet  y webcam, así como un espacio físico adecuado para poder hablar de forma privada. Los programas utilizados para realizar las videollamadas (gratuitos) suelen ser skype y whatsap.

PROCEDIMIENTO:

La forma de trabajo será la misma que en las consultas de psicoterapia individual presenciales, estableciéndose de antemano el día y la hora para que tenga lugar el encuentro a través de la red.

– En los casos que sea posible se puede combinar también con sesiones presenciales a domicilio.

– El pago de las sesiones se realizará por adelantado, a través de trasferencia bancaria.

Contratación mínima de 4 sesiones. La primera conexión se realizará de forma gratuita a modo de presentación y prueba.

Esta modalidad de trabajo es válida para el tratamiento psicológico individual y terapia de pareja.

Categorías
Estrés y Ansiedad

¿Cómo hacer frente al estrés?

Tomarse un tiempo para el relax a veces supone tener que sacar la agenda y apuntar el día y la hora como si fuera una tarea más…se acaba convirtiendo en otra carga más…¿Postergas ese momento que necesitas para tí? «Date un respiro». Aquí tienes algunos consejos para hacer frente al estrés